¿Qué es una AFAP?

La sigla AFAP quiere decir: Administradora de Fondos de Ahorro Previsional. Las AFAP son instituciones creadas para administrar el dinero aportado por los trabajadores afiliados, con el único objetivo de darles una mejor jubilación.

  • Reducir
  • Ampliar

Si tenés una AFAP, tenés una cuenta tuya donde vas ahorrando para tu futuro.

En Uruguay el sistema previsional, es un sistema mixto. Al optar por una AFAP, una parte de tu aporte se destina a BPS y otra a una cuenta personal a tu nombre en la AFAP que elijas. Estos aportes son tuyos.

Por eso, al momento de jubilarte vas a recibir 2 jubilaciones complementarias: 1 por BPS y otra por tu AFAP.

En AFAP SURA administramos tu dinero ahorrado para hacerlo crecer y que puedas tener una mejor jubilación el día que dejes de trabajar.

¿Qué seguridad tienen las AFAP?

Control
Todas las AFAP están controladas por El Banco Central del Uruguay (BCU). Entre otras funciones, el BCU regula las inversiones de las AFAP.

Independencia
El Fondo de Ahorro Previsional de cada afiliado es un patrimonio independiente y distinto del patrimonio de la Administradora. Por eso el dinero ahorrado nunca se perderá.

Hay tres factores a tener en cuenta que contribuyen a la seguridad del sistema:

  • La Ley establece un mínimo de rentabilidad a la que cada AFAP debe llegar. En caso de que una AFAP no llegue a la Rentabilidad Mínima, debe cubrir esa diferencia absorbiendo las reservas existentes, como es la Reserva Especial, creada para ese fin, por exigencia del Banco Central del Uruguay.
  • El control del Banco Central incluye la Custodia de los Títulos de Inversión. Este control hace que tus ahorros estén mucho más seguros.
  • Además del respaldo que el Estado brinda a los trabajadores regulando y controlando la actividad de las AFAP, estas cuentan con uno o varios grupos accionistas que respaldan su actividad. En el caso de AFAP SURA el accionista es GRUPO SURA.

Si una AFAP se liquidase o retirase del mercado, el dinero ahorrado en tu cuenta personal no se toca, ya que los ahorros pertenecen a los trabajadores y no a la AFAP. Por lo tanto, si una AFAP decidiera cerrar, la ley prevé que los ahorros pasen simplemente a ser administrados por otra AFAP. Cada cuenta personal se traspasa intacta a otra AFAP, sin ningún costo ni perjuicio para el trabajador.